Inicio

En este año que nuestra parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Talavera celebra su 25º aniversario, con mucha alegría comenzamos a publicar a través de este medio todo aquello relacionado con la parroquia.

La iglesia desde sus orígenes y precisamente por su universalidad, se ha preocupado por hacer llegar la palabra de Dios a través de los recursos que cada época ha puesto a su alcance. Sólo hay que ver las pinturas de los primeros tiempos, los retablos de la edad media o los escritos que se conservan desde tiempos remotos para entender que la Iglesia ha sabido aprovechar estos recursos para trasmitir el mensaje evangélico y ahora en el Siglo XXI, esto pasa por la presencia en los medios de comunicación social, que deben ser reflejo de nuestras palabras y nuestras obras para trasnsmitir el mensaje de Jesús a los hombres y mujeres de nuestro tiempo.

Aprovecho además para animarte a colaborar en este proyecto, que al fin y al cabo es de todos los que pertenecemos a la parroquia.

¡Qué Dios te bendiga!

Horarios

Horario de MISAS

Horario de invierno ( 1 de septiembre al 30 de junio)

Días laborables:

- 9:30h (en la capilla)

- 20:00h (en la iglesia)

Sábados y vísperas de festivos:

20:00 (en la iglesia)

Festivos:

11:00,  12:00* y 13:30

* La misa de 12 de los domingos será misa para niños y familias.

Horario de verano ( 1 de julio al 31 de agosto)

Días laborables:

- 9:30h (en la capilla) - Se suprime en julio y agosto.

- 20:00h (en la iglesia) - 21:00h en julio y agosto.

Sábados y vísperas de festivos:

21:00 (en la iglesia)

Festivos:

11:00,  12:00* (se suprime en julio y agosto  y 13:30

* La misa de 12 de los domingos será misa para niños y familias.

Blog

Contacto

Oración

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir, que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorado vuestra asistencia y reclamado vuestro socorro, haya sido abandonado de Vos. Animado con esta confianza, a Vos también acudo, ¡oh Madre, Virgen de las vírgenes!, y aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados, me atrevo a aparecer ante vuestra presencia soberana. No desechéis, ¡oh Madre de Dios!, mis humildes súplicas, antes bien, inclinad a ellas vuestros oídos y dignaos atenderlas favorablemente. Amén.