¡¡¡DETENTE!!!

1.6kviews {views}

¡Detente! El Corazón de Jesús está conmigo. 

La piadosa práctica de llevar la imagen del Sagrado Corazón bajo la forma de escapulario, fue recomendada por la gran confidente de esta devoción, Santa Margarita María de Alacoque.

Quién dio al detente la forma que hoy conserva fue Sor Ana Magdalena Rémuzat, religiosa de la Visitación, cuando en la peste asoladora de 1720 en Marsella (Francia), lo extendió por toda la ciudad y sus aterrados moradores le dieron el nombre de «salvaguardia» porque efectivamente, lo fue para muchos.

En 1870 una señora presentó a Pío IX un detente, recibiendo del Papa estas palabras: Doy mi bendición a este Corazón y quiero que todos (los detentes) que se hagan conforme a este modelo, reciban esta misma bendición sin que tengan necesidad de ninguna otra. Además quiero que el demonio, no tenga poder alguno sobre los  que lleven este Corazón; y recen un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

El Detente significa: ¡Detente Satanás, tentación, pasión, peligro, enemistad, tristeza, penas, infierno… que el Corazón de Jesús, mi Dios, mi redentor, mi amor, mi esperanza, mi TODO está conmigo!

Por tanto, llevar el detente del Sagrado Corazón y llevarlo con fe, es lo mismo que si llevásemos un escudo contra toda clase de peligros. Procurad que los enfermos, niños, ancianos y todo el mundo, lleven de alguna forma un detente del Sagrado Corazón de Jesús.